Volver Arriba - Top

 

¿PORQUE   LO   INCENTIVAMOS?

 

 

   Usted, que siente que no está aislado, que pertenece al género humano.

   Usted, que está descontento de no realizarse plenamente, de no dar cauce a la inquietud de hacer algo digno, no solamente para sí mismo, sino también para los demás, y que sin embargo, no halla cómo cumplir este anhelo.

   Usted, que cada día, al regresar de sus labores, a pesar de lo realizado, encuentra un gran vacío, que algo le falta, y que la vida se le va escurriendo como agua entre los dedos, sin dejar esa huella indeleble de un propósito definido.

   Usted, que tiene estas inquietudes y que quiere hacer algo que lo impulse en sentido constructivo.

   A  USTED  ESTÁN DIRIGIDAS ESTAS PÁGINAS

 

   Una organización internacional, con ramificaciones en varios continentes, antigua y – sin embargo – siempre actual, siempre moderna, de principios intrínsicos de carácter permanente, le brinda a Ud.  ¡SI  A  USTED!,  y a sus amigos, la maravillosa oportunidad de transformar el árido desierto de sus vidas, en un florido vergel, donde todo es luz, armonía, belleza y bienestar. Donde los conceptos de fraternidad, amistad, verdad, amor fraternal, fe, esperanza, caridad y justicia universal, saltan de los moldes estereotipados para convertirse en realidad vívida y viviente.

 

   USTED encontrará que el concepto amistad tiene un significado – entre nosotros – tan idéntico al que usted sueña, que se asombrará y se preguntará: “¿Cómo es posible que se practique esta clase de amistad?”    Y la respuesta es tan simple, como que cada miembro da la  I. O. O. F. brinda su amistad según su concepto ideal, puesto que nosotros tratamos de vivir de acuerdo a nuestro ideales “Esto es lo que entendemos por vida oddfélica”  y cuando nuestras ideas se hayan extendido por todo el orbe, viviremos en un mundo en que se habrán desterrado para siempre: las guerras, las injusticias, el egoísmo y la maldad.    Haremos de este mundo un lugar habitable.

 

   Al ingresar en nuestra Fraternidad, usted se hace miembro de una vasta hermandad universal, la Independiente Orden de Odd Fellows  (I.O.O.F.), que tuvo sus orígenes en Inglaterra, hace más de 200 años, y su configuración y estructura actual, en el siglo 18, en los Estados Unidos de Norteamérica. 

 

   Nuestras unidades de trabajo son las logias, donde –previa asimilación de nuestras enseñanzas—todos los hermanos llegarán a un nivel que los capacitará para trabajar activamente en nuestro desarrollo.

 

   Nuestras logias están extendidas por todo el mundo. Cuando usted vaya a  Nueva York,   Copenhague,  La Haya,  Ginebra,  Nueva  Zelandia, Alaska,  Montreal, Zurich, Miami, Estocolmo, Montevideo o Santiago de Chile,  además de veinte y cinco países, y visite las logias de Odd Fellows, y sea recibido con el mismo cariño que el hijo pródigo, y en todas partes se le abran las puertas y los brazos de nuestra amistad, usted se congratulará el haber ingresado a este institución fraternal, que le brinda su protección, y eleva su espíritu a cumbres insospechadas de superación, a la vez que le permite saldar esa vieja deuda que todo hombre cabal tiene consigo mismo, de darse a los demás, sin reservas de ninguna especie, puesto que la humanidad es una sola. Nadie se pertenece a si mismo, ni puede estar aislado, y las acciones, grandes o pequeñas, todas afectan, en alguna forma al género humano.

 

    Nuestras logias son, a través de la fraternidad de sus miembros, instituciones extremadamente democráticas, ya que el rico y el pobre, el instruido y el carente de instrucción, es tratado como igual y como hermano.

   

      Nos reunimos para aconsejarnos y ayudarnos mutuamente y nuestras decisiones son la voz de la mayoría.                  

 

      Nuestra fraternidad predica y enseña a la gente a amarse los unos a los otros, y partiendo de la base que Dios es el Padre de todos los hombres, y que por lo tanto, todos somos iguales y hermanos, es que estamos mejor capacitados para entregar nuestra contribución al mundo, a fin de hacerlo un lugar mejor para vivir.

    

    Nuestra institución esta compuesta por: 

Logias masculinas, u  Odd  Fellows.

Logias femeninas o de Rebekahs, y

Logias juveniles,  

           y por eso,  abarcamos pues a toda la familia.

 

       Cuando una persona ingresa a nuestra fraternidad, aun cuando su familia no se afilie a las logias respectivas, consideramos a sus miembros como de nuestra propia familia, y son objeto de nuestros cuidados más solícitos y de todo nuestro afecto.  En la enfermedad o en la desgracia, nada sustituye ni es más importante que el verdadero amigo. Una sonrisa una palabra de consuelo y aliento, que tanta falta hacen en tales momentos, una ayuda efectiva,  son manifestaciones naturales de Odd Fellows. Nuestra responsabilidad no cesa, sino hasta la completa superación de los problemas que afectan a nuestros miembros.

 

      Nuestros principios están basados en la más sana moral y jamás están en pugna ni con la Religión, ni con el Estado.

 

      En efecto, para ser  Odd Fellows  se requiere creer en la existencia de un Ser Supremo, creador y preservador del Universo, y se reconoce la facultad del hombre para encausar sus creencias con entera libertad.

 

      Al ingresar a nuestra Orden, nadie sacrifica su creencia religiosa.

 

       Asimismo, somos esencialmente una organización patriótica, por lo tanto, mantenemos una absoluta independencia de toda acción política y las polémicas en este terreno nos están totalmente vedadas.

 

       Nuestros miembros deben acatar y cumplir las leyes vigentes y deben subordinación a los gobiernos civiles que administran sus países

 

        Son deberes sagrados para todo Odd Fellows:

 

Visitar a los enfermos, 

Aliviar al necesitado,

Enterrar a los muertos,

Ayudar a las viudas   y   

Educar a los huérfanos.

 

      El emblema de nuestra Orden está representado por tres eslabones que simbolizan:  La Amistad, El Amor Fraternal y La Verdad.

 

      En el transcurso de su existencia, en sus diarias tareas, la I.O.O.F. cumple con su humanitaria misión de aliviar el infortunio y la desgracia dondequiera los encuentre.

            Los cauces de esta labor están centrados  en:

        a) Asistencia mutua y solidaria para sus hermanos, en     la hora del dolor, enfermedad o desgracia.

     b) Promoción del  amor fraternal y verdadera amistad.

c)   Mejorar y elevar el carácter del hombre, iluminar su mente y ampliar la esfera sus afectos e inculcarle la concepción de su ilimitada capacidad para hacer el bien.

d)  Prestar ayuda y asistencia humanitaria donde y cuando sea menester.

e)   Patrocinar y apoyar actividades cívicas, caritativas, y filantrópicas, que tiendan al mejoramiento de la sociedad humana.

f)    Y un sin número de actividades tendientes a ayudar al prójimo en nuestra dura lucha por la vida, así como hermosos proyectos, en vías de realización, de intercambio de nuestras juventudes Oddfélicas en hogares de nuestros hermanos, diseminados por todo el mundo, y que dará a nuestros muchachos oportunidad de viajar,  conocer otros países, y familiarizarse con sus costumbres, aprender idiomas, y ampliar extraordinariamente sus horizontes, sin abandonar su hogar, ya que cualquier casa de Odd Fellows que lo cobije, lo hará sentirse como en “su propio hogar”

 

 

 

Pagina Principal